"Ocúpate del reino del corazón y el resto te llegará por añadidura"
Claudio Naranjo
Ser ecologista con el medio ambiente más próximo, uno mismo

Ser ecologista empezando por tu medio ambiente más próximo

“Tu medio ambiente más próximo no es el aire, ni la naturaleza, ni siquiera la comida que ingieres, sino la atmósfera en la que vive tu mente: tus creencias. A partir de ellas vas creando tu siguiente medio ambiente en proximidad: tus emociones. Desde estas dos atmósferas creas tu vida y sus conscecuencias en los otros medios ambientes, incluido el cuerpo físico.” La Danza de la Vida

La verdad es que con la cita anterior Carlos González resume a la perfección de lo que te quiero hablar hoy. Y es que ser ecologista está de moda: comer ecológico, vestir con ropa orgánica, cultivar un huerto, comprar juguetes naturales, defender a los animales, etc. Pero no siempre somos coherentes, no siempre ese caminar consciente va en consonancia con nuestro sentir, con nuestro camino personal. ¿Qué tal ser ecologista empezando por tu medio ambiente más próximo?

El orden sí altera el producto

Creo que la mayoría de personas estamos de acuerdo en que estamos presenciando un momento de crisis generalizada en todos los ámbitos, incluido el personal. Y, como siempre, después de toda crisis hay un renacer.

Si me has leído en otros posts, ya sabes hacia dónde quiero ir y es que la casa no se empieza por el tejado. Me explico: bajo mis   está perfecto que cada vez más personas vayan tomando conciencia de la importancia de alimentarse de manera sana, de llevar hábitos de vida saludables, de participar de fórmulas procedentes de economías sociales, etc.

Pero ¿esas acciones han sido una elección consciente o más bien una elección porque está de moda? o ¿porque veo que a mi amiga le funciona? En mi caso personal y en el de otras personas de mi entorno, elegir ser ecologista o llevar una vida lo más ecológica posible ha empezado como resultado de entrar en crisis personal.

Después de entrar en un camino de autoconocimiento y crecimiento personal, con sus sombras y sus luces, surge un nuevo despertar contigo mismo y como consecuencia con tu entorno más cercano. Si estás a gusto contigo mismo lo estarás con el resto, si te cuidas y eres amable contigo mismo te saldrá espontáneamente serlo con los demás, si empatizas con tus sensaciones corporales y emociones podrás practicar la empatía con los seres vivos de tu alrededor y así un largo etcétera. Nada será forzado, sino que fluirá, tu cuerpo te lo pedirá y te agradecerá que actúes así contigo y con tu ambiente más cercano.

Y es que si no es en este orden, antes o después te cansarás. Es como quien hace dieta tras dieta para adelgazar, en vez de elegir conscientemente comer sano y hacer ejercicio. Cuando deje la dieta engordará de nuevo y tendrá que volver a hacer dieta. Ha elegido hacer un cambio superficial en vez de uno profundo (más lento y largo en el tiempo).

“Si quieres ser un buen ecologista empieza por serlo en tus ambientes más próximos: tus creencias y tus emociones; no tiene sentido empezar la casa por el tejado, hay que hacerlo por los cimientos. Para construir correctamente esos cimientos es necesario un proceso de autoconocimiento, en definitiva: el auténtico ecologismo empieza por un crecimiento personal.” La Danza de la Vida

Despojarse de las creencias

Para mí y estando totalmente de acuerdo con la cita anterior, en ese camino de autoconocimiento hay que identificar las diferentes creencias (que son muchas) que hemos adquirido de los demás (nuestro entorno más cercano). Todas esos patrones que hemos aprendido de nuestro padre, nuestra madre, del maestro, de l@s abuel@s, etc.

Creencias que nos limitan y que nos hacen ver la vida bajo esas   que no son nuestras, sino de otras personas. Si te fijas normalmente son creencias que se repiten en las familias generación tras generación. Por ejemplo, la puntualidad, la perfección, el orden, comerse todo lo que hay en el plato, no andar descalzo porque te resfrías, estudiar en la universidad para tener un mejor trabajo, etc.

¿Qué sucede cuando logramos despojarnos el máximo posible de estas creencias?

En contacto con el cuerpo y las emociones

Sucede que da miedo, porque entras en contacto contigo, con tu cuerpo y tus emociones. Pero aún hay que seguir despojándose más capas, pues muchas de esas emociones también las sentimos en relación al otro; hemos aprendido a reaccionar y dejarnos invadir por algunas emociones en concreto tal y como hemos visto que lo hacía nuestro entorno más cercano. Te has preguntado alguna vez ¿qué miedo es realmente tuyo o adquirido? ¿Cuando sientes culpa o frustración es tuya?

Aprender a identificar esas emociones, traspasarlas, dejando que el cuerpo hable en vez de la mente y estar en contacto contigo mismo no es fácil.

Y es que si te despojas de todo ello  y te pregunto ¿quién eres? ¿Qué responderías?

La ecología en MiBio

Estoy preparando varios artículos donde te mostraré mi estilo de vida, de alimentación, cómo acompaño a mi hijo, qué productos cosméticos o de limpieza uso, etc. Poco a poco te iré mostrando una pizca de la ecología en MiBio.

Tan sólo reafirmo que he podido llegar al punto en el que me encuentro porque he hecho un trabajo personal o de crecimiento en el que me he despojado tan sólo un poquito de lo que te he hablado antes. Para poder estar más en contacto con mi cuerpo, con mis emociones y conmigo. Ahí sigo, caminando, tropezándome, dando giros, pero siempre hacia adelante. Es mi manera de sentirme viva, de sentirme contectada con mi esencia y poder así aportar mi mejor versión a mí misma, a mi familia y a mi entorno más cercano.

¿Te animas a ser ecologista empezando por tu medio ambiente más próximo?

Junt@s haremos del mundo un lugar mejor.

 

Una sonrisa,

firma

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *