"Ocúpate del reino del corazón y el resto te llegará por añadidura"
Claudio Naranjo

Miradas Blog

Desde bien pequeñita  me ha gustado escribir, supongo que me es más fácil comunicarme así. Soy de esas personas que escriben un diario, que apuntan en una libreta los diferentes sueños que he tenido al dormir por la noche y que siempre que ha habido un acontecimiento importante en mi vida lo he expresado por escrito. ¡Qué bien me siento después de escribir!

El último gran acontecimiento ha sido que desde hace casi diez meses ¡soy madre! y justo me he decidio a abrir el blog, algo  a lo que le vengo dando vueltas desde hace un año. Así que me uno a esto que está tan de moda de ser “madre bloggera”.

De hecho, desde poco antes de estar embarazada, he ido descubriendo intereses y habilidades que desconocía de mí misma. Digamos que he ido enfocando otra mirada hacia mí misma, dejando salir la creatividad que todas y todos llevamos dentro desde que nacemos y siendo cada vez más yo misma en esencia. A través de las redes sociales empecé a seguir diversos blogs, webs y páginas de facebook. De hecho mi facebook personal ha sido para mí hasta ahora una manera de compartir mis   sobre mis diferentes intereses, conocimientos y algunos aspectos personales/íntimos.

Tal y como dice Alejandro Jodorwosky, hay varias maneras de mirar (te hablé de ello aquí); yo diría que hay infinitas, pues cada ser humano (y si cabe cada ser vivo) tiene su  propio punto de vista, que además es diferente muchas veces según del tema a enfocar o a la persona con la que se relaciona. Y es que como el sabio Jodoroswsky explica, todas y todos tenemos diferentes máscaras (te hablé de ello aquí) interpretamos diferentes personajes según con quién y en qué entorno nos relacionemos. De esta forma, son muchas nuestras   ¿no?

Y no nos podemos olvidar de la mirada que nos damos hacia nosotros mismos, tan importante, básica y ¡primoridal! Para mí la más importante, pues según nos miremos, así miraremos el mundo y en consecuencia así actuaremos con él y hacia él. Y es que como explica la teoría de los espejos (te hablo de ello aquí), todo lo que vemos en los demás que no nos gusta, que juzgamos e incluso criticamos son partes nuestras, de nuestra sombra (como dice Laura Gutman) que nos  negamos a ver, pues no las aceptamos como buenas.

Pero como he dicho anteriormente, a la vez si queremos modificar (que no cambiar) nuestras miradas, primero hay que empezar por uno mismo (de hecho, ¿quién soy yo para cambiar al otro? no tengo más que “aceptarlo tal y como es” como la terapia de constelaciones familiares de Bert Hellinger expresa). Pero claro, es mucho más fácil (menos doloroso) mirar al otro, al mundo, intentar cambiarlo que empezar por uno mismo, Lo que los psicoterapeutas llaman trabajo personal con sus pacientes cuesta, es tiempo, dinero y no siempre son sesiones sencillas pues  no existe barita mágica que solucione todo aquello que nos perturba, sino cada uno tenemos que poner en marcha las herramientas que aprendemos, autoregularnos a través del autoconocimiento. Pero es justo en ese momento en que uno cambia su mirada interior, cuando se mira con buenos ojos, que muchas cosas a su alrededor se modifican para bien. Pero esto no lo solemos hacer, queremos cambiar lo de fuera para que nos vaya mejor pero ahí nos equivocamos. Repito, en el momento en que nuestra mirada cambia, nuestras acciones también y nuestro entorno más cercano. Si cada uno de nosotros así lo hiciesemos, creo firmemente que todas y todos seríamos más felices. Con ello no quiero decir que sea la mejor, la única válida (por encima de todo está la diversidad y el respeto a cada mirada), pero sí es la mirada que a mí me sirve en el momento presente, la que me funciona y en la que creo firmemente.

Por ello no esperes que desde   te dé baritas mágicas, pues en ti está la solución, sólo tú puedes sentir qué es aquello que te mueve, qué necesitas modificar, en lo que sientes la valentía de dar el paso, conectar con tu esencia y aportarte y aportar a tu entorno para un mundo mejor. En mis entradas te invitaré a reflexionar, a investigar, a hacer hipótesis, a analizar, a sentir, a vivir más conscientemente, te mostraré estrategias y materiales muy diversos, pero con el objetivo que tú formes parte del proceso, que la solución o la transformación sea desde tu interior, que tú la elabores y la elijas, tú decidas.

Recuerda que cada un@ de nosotr@s somos únic@s e irrepetibles, por ello cada familia también lo es y cada centro escolar. Por ello aunque el final del trayecto sea el mismo (un mundo mejor) y el vehículo sea el mismo tren (la Biopedagogía y Biocrianza Conscientes), cada un@ seguirá su camino.

Así que este blog es una ventana en la que iré abriendo mi corazoncito para enseñaros mi mirada respecto los ámbitos que más me apasionan y en los que me he formado y trabajado (psicoterapia y constelaciones familiares, emociones, trabajo corporal, maternidad y crianza, educación, interiorismo y decoración, reciclage y manualidades, moda coqueta y vintage, vida saludable, escapadas y excursiones y un toque de  humor algo negro); pero también os mostraré algo de la mirada de mí misma.

Estas   las he clasificado en cinco categorías:

Biopedagogía, Biocrianza, Bioemociones, Biovida y MiBio.

 

Así, pues, ¿nos miramos fijamente e intercambiamos   bio desde el corazón?

Una gran sonrisa,

MªÁngeles

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *