"Ocúpate del reino del corazón y el resto te llegará por añadidura"
Claudio Naranjo
Entrevista a Maria Zaietta, nos habla sobre la osteopatía pediátrica y sus beneficios en la lactancia y la maternidad

La osteopatía pediátrica: sus beneficios en la lactancia y la maternidad

Con este post inauguro una nueva sección del blog: Bioentrevistas. Como todas las categorías del blog, intento que los contenidos nos aporten beneficios para llevar una vida mejor, sentirnos más felices y en conexión con nosotr@s mism@s y con nuestro entorno. Por ello, en esta nueva sección, iré realizando entrevistas a profesionales de diferentes ámbitos que nos pueden aportar información más que interesante que nos ayudará  a vivir de manera más consciente.

Para inaugurar esta nueva categoría, he escogido para la ocasión a una gran profesional, Maria Zaietta, la osteópata que nos ayudó con su trabajo en los inicios tan difíciles que tuvimos con la lactancia materna. Y es que la osteopatía pediátrica tiene muchos beneficios como tratamiento pero también como prevención. Si quieres conocer cómo puede beneficiar en la lactancia y en la maternidad te lo cuento en seguida.

Pero antes quisiera aclarar que mi objetivo no es entrar en el debate existente entre la profesionalidad de un@ fisioterapeuta y un@ osteópata, no soy experta en este campo. Tan sólo te hablo desde mi experiencia personal, desde mi experiencia como madre y desde la experiencia de mi hijo. Con ello me gustaría contribuir, si es posible, a ayudar a otras madres para que no pasen por las dificultades que nosotros vivimos o bien contribuir a solucionar lo más rápidamente esas dificultades con la información que Maria en la entrevista te facilitará.

¿Cómo descubrimos la osteopatía pediátrica?

Hasta ahora no te he hablado de algo tan personal como nuestro parto o el inicio de nuestra lactancia materna. No quiero extenderme, pero sin que sepas un poquito más de estas vivencias no podrás entender cómo descubrimos la osteopatía pediátrica.

Biel decidió nacer un lunes de Pascua, pero llevábamos tres largas noches con contracciones muy seguidas y dolorosas que no me dejaban descansar y que me hacían pensar que estaba de parto. Por esa razón nos acercábamos al hospita,l pero en poco rato volvíamos a casa pues al parecer aún no era el momento. Fueron cuatro días y cuatro noches muy duras, estaba agotada física y anímicamente, pero la ilusión de sentir a Biel encima de mi pecho me llenaba de nuevo de fuerzas (esa fuerza instintiva que a todas las mujeres nos ayuda en este proceso).

Finalmente, en la cuarta noche en que acudimos al hospital, la dilatación ya estaba avanzada, así que fueron pasando las horas, fuimos tomando decisiones y finalmente la última matrona que nos ayudó me explicó que Biel chocaba con un reborde de mi cuello del útero y por eso estuvimos cuatro noches con contracciones, pues mi hijo quería nacer pero no podía. Así, Diana maniobró con cariño la cabeza de Biel para ayudar a saltar ese reborde y en menos de media hora Biel estaba encima de mi pecho, piel con piel.

Como tenía claro que quería dar de mamar, sentía y siento que es lo mejor para mi hijo y para mí, lo antes que pude lo puse en el pecho y pregunté sin cesar a todas las enfermeras si el agarre era correcto, que me ayudasen, etc. (en esta parte no quiero entrar ahora). La cosa es que el último día cuando a Biel lo pesaron había perdido casi un 10% del peso inicial, fue como un jarro de agua fría porque nadie nos había avisado que algo podría ir mal y lo peor, no nos daban soluciones.

Durante quince días estuvimos yendo al CAP a pesar a Biel para ver si ganaba peso y lo hacía pero muy poco y seguían sin darnos soluciones. Yo sentía que algo en la lactancia no iba bien, así que en seguida llamé a una amiga, Vanessa, asesora en lactancia y madre, y se acercó a casa. Ella enseguida vio que el agarre no era bueno y nos ayudó a mejorar, hicimos mucho piel con piel y por fin hubo subida de leche. Pero, aún así, algo seguía sin ir bien, así que acudimos a una IBCLC (consultora internacional certificada en lactancia materna) y por fin alguien nos explicó que Biel, aunque succionaba, no siempre sacaba leche.

En ese momento me enfadé bastante, ¿cómo ningún profesional se había dado cuenta? ¿cómo nos habían dejado llegar hasta este momento? Pero entonces sentí que qué suerte que mi marido y yo somos de tomar las riendas y espabilarnos en buscar soluciones, pues no podemos esperar a que vengan de fuera, visto lo vivido no podemos confiar, y es fuerte y triste decirlo, en los profesionales que nos acompañaron hasta entonces.

Después de explicar a Neus (IBCLC) el parto, ella nos aconsejó acudir a una osteópata pediátrica, que ayudaría a Biel en las posibles tensiones que todo neonato tiene después de pasar por el proceso de parto pero que, en su caso, podrían ser mayores. Así que contacté con Maria y ella nos confirmó que esa tensión en la zona oxcipital no le dejaba usar correctamente los músculos que participan en la succión. Así que realizó una sesión con Biel y al mes otra y junto también a las técnicas que Neus nos enseñó, a nuestra implicación sistemática y a las ganas que Biel tenía de mamar, en seguida se vieron los resultados: Biel ganaba peso!

Fueron unos días muy difíciles, donde pensé en abandonar, pero gracias al apoyo de mi marido después de complementar con jeringa, relactador y finalmente con biberón, usar mucho el extractor y casi no dormir nada, y mucho amor, conseguimos en casi tres meses dejar la lactancia mixta y llegar a lactancia materna exclusiva. Y lo más importante, Biel empezó a autoregularse, sentirse más relajado y dormir mejor.

¿Qué es la osteopatía y cómo puede ayudar en la maternidad?

La osteopatía es una forma de terapia que busca el equilibrio entre la estructura y la función del cuerpo. Es una filosofía que se basa en la anatomía, biomecánica y fisiología. Tiene como objetivo buscar el origen y la causa del problema, tratando el cuerpo como una unidad (tal y como Maria explica en su web).

Por ello se recomienda como herramienta de prevención en la obstetricia, pues durante el embarazo el cuerpo recibe cambios mecánicos y hormonales importantes. La osteopatía, con sus técnicas, permite que la mujer pueda adaptarse a estos cambios sin dolor o complicaciones en total armonía con el feto. De hecho yo acudo desde hace años periódicamente a otra profesional que me realiza también sesiones de cráneo-sacral y por supuesto acudí en el embarazo y post-parto y me ayudó mucho en el proceso físico y emocional.

Y también es muy recomendable en pediatría pues tal y como he explicado el nacimiento es un momento delicado para el bebé, el cráneo tiene mucha flexibilidad y se puede deformar o acomodar al modelado soportado durante el nacimiento.

Además, como te he mostrado, acompaña en dificultades en la lactancia, previene los cólicos, ayuda en la autregulación del sueño y mucho más que Maria te va explicar. ¿Quieres conocerla?

Entrevista a Maria Zaietta

osteopatía pediátrica

¿Cómo te adentraste en la osteopatía?

Estaba todavía estudiando el bachillerato y un día me hice daño en una rodilla. Empecé a ir a rehabilitación y no mejoró nada después de muchos meses, el dolor no se iba. Al hablar con mi madre me explicó que un amigo iba a un centro de osteopatía y me empezaron a tratar. Era la clínica de la universidad de osteopatía y poco a poco fui conociendo a los estudiantes y me encantó la manera de tratar, la visión que tenían de la globalidad del cuerpo. Así que tomé la decisión de estudiar la licenciatura de osteopatía.

¿Por qué te especializaste en pediatría?

Porque mi madre es pediatra y la idea era trabajar juntas y porque siempre me ha gustado mucho la visión que tiene la osteopatía en pediatría.

Pero es desconocida la osteopatía pediátrica, ¿podrías explicarnos un poco en qué consiste?

Acompañar el bebé desde recién nacido pues el parto es un trauma para él y acompañarlo en todas las etapas de crecimiento para ayudarlo en su desarrollo. Si ha habido algún tipo de trauma pues tratarlo.

Por lo tanto se puede decir que es un método de prevención y no sólo de tratamiento.

Sí, totalmente.

En nuestro caso fue por las dificultades en la succión. ¿Puedes poner algún ejemplo más?

Cuando ha habido un parto traumático, con fórceps, ventosa o incluso en cesárea se puede tratar a nivel craneal para que las pequeñas deformaciones que haya podido sufrir ayudar a que todo esto, con el tiempo, no produzca algún tipo de molestia o enfermedad. Por ejemplo, si se ha quedado bloqueado el hueso temporal, con los años puede provocar otitis crónicas. Si se trata desde recién nacido se puede conseguir que esto no suceda o que sea en menor grado.

También en los cólicos, trastornos del sueño, prevención de bronquitis y todo el sistema respiratorio, problemas de reflujo en el bebé, recién nacidos con lagrimal cerrado o conjuntivitis para evitar una operación al año de vida abriendo el lagrimal con técnicas craneales.

osteopatía pediátrica

 

Y ¿en el embarazo también?

Sí, por supuesto, porque en el embarazo el cuerpo de la mujer cambia y hay que acompañarla en esos nueve meses y también en la conexión de madre con el feto y luego cuando es bebé.

Hoy en día se habla del movimiento libre en l@s bebés, ¿cómo sería acompañar de manera respetuosa este movimiento?

Dejar al niño el mayor tiempo posible en el suelo y lo más importante es que el niño pueda gatear, porque a través de ello el niño desarrollará toda su lateralidad. Hay casos en que el niño puede tener dificultades para gatear o lo hace de manera extraña, entonces desde la osteopatía encontramos el punto de bloqueo (que puede ser en la cadera) y luego el niño en seguida empieza a gatear.

Cuando el niño empieza a andar, es diferente, pues en el caso del gateo sí que hay que acompañar y motivar al niño a que lo haga. Pero para que el niño ande no hay que hacer nada, él tiene su momento, no hay que forzarlo, ni cogerlo de las manos para que haga sus pasos. Si él no lo hace es porque su cuerpo le está diciendo que aún no está preparado para hacerlo y a nivel de cadera puede tener consecuencias en un futuro, o bien a nivel de espalda o son niños que como no apoyan bien el pie luego caminan de puntillas.

Osea, que no es una moda o tendencia actual, sino que ¿el acompañar mal a l@s niñ@s en su proceso de andar tiene consecuencias negativas? ¿Por eso no se recomiendan andadores?

Claro, por lo mismo. Una cosa es que el niño ya camine y por necesidad lo coloques en el andador cinco minutos al día mientras tú estás haciendo alguna tarea, si él coloca el pie en el suelo no tiene que haber ningún problema. Otra cosa es un bebé que con ocho meses que empieza a ponerse de pie y aún no apoya correctamente el pie en el suelo, se le coloca en un andador y empieza a andar de puntillas y se le bloquea la cadera. De esta manera no dejas el libre movimiento del niño.

¿Para qué casos más recomendarías la osteopatía?

Pues para el postparto, es un momento también importante porque a nivel hormonal y físico todo tiene que regularse y acompañar a la mujer a volver a su estado inicial antes del embarazo. Hay todo un tratamiento para el suelo pélvico y de hipopresivas para prevenir dolencias en un futuro como pérdidas de orina o órganos internos no sujetados adecuadamente. Y a nivel hormonal también ayudar a relajar desde el tratamiento cráneo-sacral a su regulación.

osteopatía pediátrica

Por lo tanto aunque es habitual no es normal que las mujeres suframos de pérdidas de orina y demás problemas, sino que ¿se pueden prevenir?

Sí, por supuesto. Existen tratamientos específicos para todo ello como prevención y no sólo como tratamiento una vez ya ha aparecido el problema.

¿Qué mitos falsos hay sobre la osteopatía?

Pues que sirve sólo para problemas de columna o a nivel físico de recuperación como estructura del cuerpo, sino que tiene un enfoque por ejemplo a nivel digestivo, todo un tratamiento a nivel visceral, donde se trata la conexión que tiene cada órgano con diferentes partes de la columna para tratar problemas de estreñimiento, de reflujo, de malas digestiones, dolores menstruales.

¿Cómo se puede ayudar en el reconocimiento de vuestro trabajo?

Pues como en otros países como Francia está reconocido y los osteópatas trabajan en hospitales. Lo ideal sería que perteneciese al sistema público para que los pacientes no tuvieran que pagar por ello y llegase a más personas, pues no todo el mundo puede permitirse pagarlo. Además también sería diferenciar entre los osteópatas que tenemos un título y los que no, pues ahora hay un poco de caos pues se hacen cursos de osteopatía, que no es lo mismo que estudiar la licenciatura en la universidad específica. Aquí en España aún no está reconocido el título y tienes que acudir a universidades extranjeras como en Inglaterra (donde estudié yo) o Francia que acreditan esta titulación a nivel europeo. Con este reconocimiento oficial en España puedes acceder al ROE  (Registro Oficial de Osteópatas de España) y tener seguros a nivel civil y penal que las personas que sólo realizan un curso no poseen, aunque sí pueden trabajar. Y aquí es donde se entra en un camino peligroso porque estamos hablando de la salud de las personas. Por ello recomiendo que siempre que se acuda a un osteópata se le pida el número de ROE.

¿Con qué otros profesionales podríais colaborar para realizar un trabajo global?

Pues como he dicho antes con los pediatras, los podólogos, los fisioterapeutas (pues son dos trabajos complementarios), los dentistas (pues el colocar una ortodoncia puede causar cambio en la masticación y a la vez migrañas), los otorrinos y todo tipo de profesionales.

Flyer Maria osteopatía pediátrica

Desde entonces, asistimos con Biel de manera periódica para que lo trate a través del cráneo-sacral como método de prevención pues vemos que lo ayuda de manera muy positiva en su autoregulación. Y a la vez, tal y como explica Wilhelm Reich, para prevenir, también, la coraza física que nuestro cuerpo va creando como defensa ante las tensiones y emociones no expresadas que vivimos diariamente y que de mayor nos acarrean ciertas enfermedades físicas y psicológicas.

Después de todo sólo quiero agradecer enormemente que Maria me haya facilitado esta entrevista pero, sobre todo, su ayuda y apoyo como profesional en nuestro camino en esto que llamamos maternidad. Te recomiendo que acudas a ella, sin duda, por su trabajo riguroso y por su contacto cercano y cariñoso. Así que si necesitas de su ayuda la puedes encontrar en el Centro de Salud Familiar Marenostrum en Barcelona, en su consulta en Castelldefels o en su consulta en Sant Vicenç dels Horts.

Como has podido ver, la información es poder, ser conscientes de más detalles sobre el proceso de embarazo, parto, postparto, lactancia y maternidad nos devuelve nuestro poder de empoderarnos, sentirnos mejor con nosotr@s mism@s y poder hacer del mundo un lugar mejor.

 

 

Una sonrisa,

firma kls

2 Comment(s)

  • by Pilar Posted 24 octubre, 2016 8:20 pm

    Fabulosa entrevista ,con información muy valiosa para las mamás,y personas que quieran conocerse a un nivel más profundo gracias .

    • by MªÁngeles Posted 24 octubre, 2016 8:41 pm

      Gracias de verdad por tus palabras, eso espero que sirva a otras mamás que como yo estamos en el camino de conocernos más y mejor y así ser más conscientes en la crianza que hacemos. Y gracias a ti por todo lo que me enseñas.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *