"Ocúpate del reino del corazón y el resto te llegará por añadidura"
Claudio Naranjo

El caso del lenguaje consciente

El lenguaje, verbal y no verbal, es nuestro sistema de comunicación por excelencia. Diariamente nos relacionamos a través de él con las personas que nos rodean. Por ello es un aspecto más que relevante en nuestras vidas. Pero, realmente, ¿Le prestamos atención? ¿Nos comunicamos de manera consciente? ¿Y si te digo que el lenguaje es un medio de transformación?

Te propongo un juego: hoy eres un/a detective y tu misión es dirigir tus   a desenmascarar los mensaje ocultos que se transmiten inconscientemente con el lenguaje. Elije si el análisis lo haces hacia ti mismo o hacia las familias y maestr@s de l@s más pequeñ@s.

Presta atención a las siguientes pistas:

  • Las letras de las canciones de cuna o infantiles.
  • Los cuentos populares.
  • Los programas, películas y series que se suelen ver.
  • Las rutinas diarias.
  • Los saludos y despedidas.
  • Las conversaciones entre adultos delante de l@s niñ@s.
  • La entrega de los resultados académicos.
  • Los mensajes sobre el comportamiento y personalidad de l@s pequeñ@s y las etiquetas que se ponen al respecto.
  • Y algunas más que como buen detective descubras.

 

Para empezar ¿qué te parece que te muestre una pista resuelta en forma de nana?

 

“A dormir, a callar, mira que viene el coco y te va a pillar.”

 

 

Un bebé después de escuchar esta canción interioriza varias ideas/conceptos ligadas a emociones:

  1. Para dormir hay que estar callado, en un bebé estar callado significa no llorar. ¿Por qué molesta el llanto? ¿No es, acaso, casi la única forma de comunicación a esta edad?
  2. Si lloras (una amenaza) viene “el coco” o “el lobo” como un personaje malvado.
  3. Pues “te va a pillar” o “te llevará” o “te comerá”. Imagínate sentir que alguien desconocido y al parecer malvado te lleva lejos de tu zona de confort, tu familia, ¿cómo te sentirías? Con miedo e incluso pavor.
  4. En conclusión, el bebé sentirá que mejor será que se duerma sin rechistar para que no se cumpla la amenaza.

¿Qué te parecen mis   sobre esta nana? ¿Has llegado a las mismas conclusiones? Explícame las tuyas. Creo que podemos hacer un buen equipo de investigación.

El juego sólo acaba de empezar, en próximas entradas iré analizando más pistas. ¿Te apetece seguir jugando a detectives? El caso del lenguaje consciente sigue abierto.

Una sonrisa,

MªÁngeles

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *