"Ocúpate del reino del corazón y el resto te llegará por añadidura"
Claudio Naranjo
El cambio educativo y social profundo se dará a través del cambio de mirada y de los maestros y maestras de corazón

El cambio educativo a través del cambio de mirada: maestros y maestras de corazón

“La interioridad es, en mi opinión, una de las costumbres más seguras y felices que un ser humano puede poseer” (Alexander Knox)

El cambio educativo es un proceso transformador que empezó a fuego lento pero que últimamente está recobrando más vigor que nunca. De hecho, el artículo de Xavier Martínez ha causado furor en las redes sociales justo en los primeros días de la vuelta al cole.

Pero hoy, con este post, te quiero plantear que el cambio educativo a través del cambio de mirada es el camino a seguir si, realmente, queremos conseguir una verdadera transformación social. Y los maestros y las maestras de corazón son el vehículo que acompañe el proceso de manera consciente.

Y es que en estos primeros días de vuelta al cole me he vuelto a parar, para sentir, para sentirme y para conectar con el qué y, sobre todo, el cómo acompañar a l@s alumn@s este año, cómo redistribuir el aula y cómo hacer de cada momento en la escuela un momento especial para tod@s.

Así que recuperé de mi biblioteca el libro “Maestros del corazón. Hacia una pedagogía de la interioridad” de Luis López González, releí algunas páginas y todo empezó a fluir, dentro y fuera de mí. Uno de los resultados el post que te presento a continuación.

¿Qué entiendes por cambio educativo?

Son muchas las escuelas y maestr@s que se están sumando al cambio educativo a través de la puesta en práctica de metodologías llamadas innovadoras o pedagogías alternativas. Pero, realmente, en la mayoría de los casos, ¿se plantea como una apuesta por el cambio o, bien, por qué se ha vuelto una moda?

Hace unos años, incluso hoy en día, para muchas escuelas la innovación pasaba por invertir en las llamadas nuevas tecnologías. Después de las últimas investigaciones y de la generalación de las llamadas pedagogías alternativas, las tecnologías ya no son consideradas innovación y según los expertos se aconseja un uso tardío y muy limitado de ellas.

Así pues, palabras como Montessori se han vuelto virales y muchas personas externas a la educación y familias leen e incluso escriben sobre ello. Muchas escuelas están en proceso de cambio siguiendo modelos como el nombrado anteriormente. Muchos centros y muchas familias confían en que este cambio de metodología ayudará a l@s niñ@s a ser mejor personas.

Yo no dudo que cualquier cambio es para bien, que la escuela como institución necesita replantearse muchas praxis. Pero también reflexionar sobre lo que se está haciendo bien y funciona para mantenerlo. Con ello quiero decir que, bajo mi mirada, no existe un método ideal, sería ilusiorio pensarlo, y que además con el cambio de metodología no basta, no es suficiente.

La inteligencia emocional en la escuela

“El verdadero viaje es hacia el interior” (Rainer M. Rilke)

Otro aspecto considerado innovador es el trabajo de las emociones en la escuela, por ello han aparecido infinitas actividades, proyectos y libros que hablan de ellas. Pero bien, normalmente, se consideran como un aspecto a trabajar puntualmente, aisladamente, no como un acompañamiento transversal presente durante todo el día.

Son muchos los estudios que confirman que sin emoción no hay aprendizaje, que las emociones mal gestionadas pueden conllevar dificultades de aprendizaje importantes, que en definitiva las emociones son una parte ensencial de la vida. Pero ¿qué hacer para ocuparnos de que la dimensión interior se desarrolle? ¿Basta con aplicar una de las llamadas pedagogías alternativas? ¿Cómo desarrollar las competencias emocionales?

La introducción de la meditación y el mindfulness, educar la conciencia, practicar la atención plena, trabajar la conciencia y movimiento corporal y muchas más actividades están ayudando mucho en el camino de la transformación,  pero hay que dar un paso más.

La escuela y el autoconocimiento

Desde que soy madre he podido ver, sentir, oler y vibrar con la energía más pura que existe: un nuevo ser, mi hijo. Un recién nacido, incluso ya en el vientre materno, tiene una conexión consigo mismo, con su esencia de una manera total. Pero esta pureza se va alterando, perdiendo y modificando a medida que el bebé se relaciona con su entorno más cercano, aprendiendo los patrones culturales y aplicándolos para sentirse parte del grupo y no ser excluido (te hablé de ello aquí).

Si nuestra estrategia de supervivencia es adaptarnos al medio desconectando de nosotr@s mism@s, dificilmente podemos plantearnos un cambio social si ese cambio no empieza por un@ mism@ como dice Gandhi. De esta forma, el autoconocimiento como eje pedagógico debería ser el camino.

“Nada ni nadie puede destruir la luz que constituye la esencia del ser humano, pero puede haber muchos obstáculos que la tapen; los Nuevos Paradigmas del Conocimiento facilitan apartarlos” (Carlos González)

La escuela no puede conformarse con preparar a los alumn@s e hij@s solamente para cubrir sus necesidades, para repetir dogmas, para producir sin más, para seguir los moldes estándards establecidos, etc. Sino que tenemos que acompañar a l@s niñ@s de tal manera que re-descubran y realicen sus sueños, acompañarlos a re-conectar con sus talentos, re-conectar con su esencia, su yo verdadero.

El cambio educativo a través del cambio de mirada: maestros y maestras de corazón

Educar en esta línea está muy bien, pero ¿y el docente qúe? Justamente es él quien debe dar los primeros pasos para transmitir más conciencia si quiere desarrollar la interioridad de sus alumn@s. Por ello la gestión consciente del aula, este cambio de mirada hacia un@ mism@ y hacia el otro será la puerta (la única para mí) que logre una transformación social real y profunda.

Las habilidades, tal y como indica Luis López González, que más necesita un docente en clase tienen que ver con “la comunicación, con la empatía, el autocontrol y la dinámica de grupos:

  • Autoconciencia y autocontrol (docente y alumnos)
  • Conciencia del grupo y control del mismo (por parte del docente)”

Todo ello sostenido por uno de los pilares básicos que es la escucha, la escucha de verdad, desde el corazón. De esta forma la inspiración y la creatividad pueden florecer y dar fruto de manera abundante (tanto por parte del profesional como por parte del alumno/a).

Siguiendo con la presencia, que tal  y como señala J.M.Toro, “que no consiste tanto en estar delante de los niños cuanto en estar dentro, en contacto con uno mismo; es una presencia que porque se da cuenta (es consciente) puede dar cuenta de lo que hace, desde dónde lo hace y cómo lo hace; una presencia consciente y ética”. Es a través de esta presencia que el educador moviliza la interioridad del alumno y a la inversa (en otro post hablaremos de la presencia de manera más detallada).

Otro pilar básico es la respiración, pues es una de las estrategias que nos conecta con nuestra interioridad. Se trataría, por tanto, de aprender a escucharla, percibirla y a saber modificarla y acomodarla a las necesidades de cada momento o situación.

“Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se puede ver bien con los ojos del corazón” (El Principito)

Si desarrollamos estas  habilidades como profesionales podremos, a través de nuestra mirada, intuir, presentir y ver lo que se  oculta tras las apariencias o conductas. Por ejemplo, saber que el niño de mirada perdida no puede mantener fija su atención porque su mundo interno es un laberinto tenso, en el que siente miedo y no sabe cómo traspasarlo. Tal y como cita J.M.Toro “devolver el brillo, la luz y la belleza a los ojos apagados de los niños y jóvenes es también una competencia básica, un contenido curricular y una eficacísima herramienta metodológica”.

Por todo ello, los maestros y las maestras de corazón tenemos la llave para esta transformación y es a  través del  cambio de mirada que el cambio educativo se dará de forma consciente y profunda.

La biopedagogía: el paradigma de la transformación

Poco a poco iremos consiguiendo un trabajo de la interioridad  como el explicado. Confío que, como si de una mancha de aceite se tratase, a través del contagio de un docente con vida interior, y consciente de ella, podrá ayudar a otros compañeros a tenerla y, por supuesto, la transmitirá a su alumnado. Somos cada vez más los maestros y maestras de corazón que acompañamos a l@s alumn@s desde esta mirada.

En enero de este año me incorporé de nuevo al trabajo, con una gran novedad en mi vida y es que, ahora, era madre. Tuve mi proceso de adaptación y por prioridades, aunque siempre soy responsable en mi trabajo, ya no disponía de tanto tiempo para preparar las clases o proyectos variados. Al final de curso, hice una valoración, porque una parte de mí se sentía culpable de no haber dado más (pero es que no podía dar más).

Pero, a la vez, l@s alumn@s a l@s que acompañé hicieron una evolución, yo notaba que habían mejorado, cada un@ a su ritmo, que poco a poco iban conectando con el entusiasmo de experimentar y aprender y, lo más importante, con sus habilidades.

Entonces me pregunté, ¿realmente es tan importante la metodología o los proyectos que presentas a l@s alumn@s? O más bien ¿es la presencia conmigo misma, el contacto conmigo, y la mirada hacia ell@s, el sentirse vist@s, comprendid@s, el cómo l@s acompaño lo que les ha ayudado en su proceso? Y la respuesta fue sí, por primera vez fui consciente de que somos l@s maestr@s la clave; algo en lo que siempre había creído lo había vivido de manera consciente. ¡Qué emoción sentí en ese momento! Una sensación me inundó, como una ola de energía y amor en mi interior me reconfortó enormemente y la culpa desapareció, se transformó en satisfacción y empuje.

Así pues, como dice Luis López González, con esta mirada llegaremos a “escuelas que sienten, escuelas que meditan, el libro somos nosotros y cualquier programa, al igual que la educación en general, habría de tener como única intención la felicidad del alumnado”.

En definitiva, una educación centrada en la persona, educar para ser.

¿Trabajamos a partir de hoy desde esta mirada? La Biopedagogía y la Biocrianza Conscientes te acompañarán en el camino, es el nuevo paradigma  de la transformación.

 

Junt@s haremos del mundo un lugar mejor.

 

Una sonrisa,

firma kls

4 Comment(s)

  • by Pilar Posted 14 septiembre, 2016 3:18 pm

    M Angeles estupendo es perfecto en hora buena muy bien

    • by MªÁngeles Posted 14 septiembre, 2016 4:20 pm

      Gracias Pilar, de verdad, para mí son un honor tus palabras de reconocimiento. Un fuerte abrazo maestra

  • by Activo Saludable Posted 11 octubre, 2017 1:37 am

    Hola, he estado buscando esto un tiempo y por fin he podido despejar las dudas, gracias

    https://activosaludable.com/

    • by MªÁngeles Posted 16 octubre, 2017 8:54 am

      Me alegro! ha sido un placer pues.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *