"Ocúpate del reino del corazón y el resto te llegará por añadidura"
Claudio Naranjo

Disfraces y DIY

Es el primer carnaval para mi hijo, así que quería que fuese especial aunque él no entiende de disfraces. Pero sí entiende de emociones y sensaciones corporales y l@s que me conoceis sabeis que intento buscar el simbolismo de las cosas e intentar dar el máximo de significado y contenido a lo que hago.

Además a mí me encanta disfrazarme, de hecho siempre recomiendo a las familias que faciliten que sus hij@s lo puedan hacer a menudo. Es un juego que, de entre muchas ventajas, ayuda a desarrollar el lenguaje, la creatividad y la imaginación, potencia el juego simbólico y ayuda en el aprendizaje de relacionarse con otros niñ@s.

Paseo por las tiendas

Así que junto a Xavi, mi compañero de viaje, nos fuimos a buscar un disfraz para Biel, nuestro hijo. ¿Cuál fue  nuestra estupefacción al pasear por la tienda? Que todos los disfraces de la sección de mujer parecían sacados de una tienda sexshop. Jamás mi imaginación habría pensado que todos los disfraces llevasen minifaldas y la mayoría también escotes pronunciados.

Te explico esto porque, bajo mis miradas, este hecho es un claro ejemplo del referente femenino que el sistema patriarcal en el que vivimos quiere potenciar. Es el modelo que las jóvenes de hoy en día ven y bajo el que se sienten presionadas en relación a su cuerpo y a su imagen.

Por lo tanto, tenemos mucho trabajo que hacer tanto con ellas como con nuestros hijos, futuros hombres que no caigan en esta trampa y busquen este perfil de mujer. Familias, aunque sea carnaval, pongamos ojo y consciencia en la decisión del disfraz que eligen nuestr@s hij@s y en el que elegimos para nosotros.

Después de esta reflexión, si ya tenía claro que este año que mi hijo no puede elegir disfraz, pensaríamos uno con un trasfondo bonito, aún si cabe lo tenía mucho más claro.

Elección de los disfraces

Bien, pues Xavi tuvo la idea de que el peque se disfrazase de abeja. Ahora faltaba yo y en un momento de conexión, como yo digo a esto de aquietar la mente y dejar fluir, vi un disfraz en la sección niñas de “princesa flor” y sentí la señal, mi disfraz sería de flor. Sentí una inmesa alegría, me sentí feliz de haber encontrado “sin querer” los disfraces perfectos, llenos de simbolismo. La elección era ideal, cumplía todas las expectativas.

Te explico:

  1. Los disfraces tenían que poder formar una pequeña comparsa en forma de pareja, pues Xavi no se podía unir a nosotros ya que tenía actuación en la rua con el grupo de batucada al que pertenece. Y este requisito lo cumplía la flor y la abeja.
  2. Otro aspecto necesario era que visualmente quedasen integrados los dos disfraces con el peque en la mochila de portear.
  3. El último requisito era que fuesen fáciles de customizar (en esta parte tengo que agradecer a la iaia de Biel por su colaboración) y transmitiesen un aire dulce y tierno. La parte DIY la resumo más abajo.
  4. Y si además los disfraces podían tener algún tipo de simbolismo mejor. Y ¡tanto que lo tiene!

Los disfraces y su  simbolismo

Verás, desde la mirada sistémica Bert Hellinger plantea unos órdenes del amor que nos ayudan a entender cuál es nuestro lugar en  un grupo, especialmente en la familia, según la edad y el sexo. Puede parecer clasista, pero nada más lejos. Según este planteamiento muchos conflictos emocionales y relacionales se solucionarían si cada uno de nosotros nos situamos en nuestro lugar, en el que nos pertenece y aceptamos todo y a todos tal y como es. Pero ya te hablaré de la mirada sistémica y las constelaciones familiares en otra ocasión.

Bien, volviendo al disfraz, yo como madre que nutre y da salud y vida a su hijo me disfrazaría de flor y mi hijo de abeja, yo, como la mayor, doy y él, como el pequeño, recibe. Además este insecto encuentra su alimento precisamente en flores. Este néctar de la flor bien puede metafóricamente representar la leche materna de la que se alimenta Biel (aunque también come sólidos), tanto en que también es líquida y aporta toda los nutrientes y la energía que los bebés hasta el año necesitan.

Nos ha faltado el tercer elemento: el jardinero o el sol con lluvia. Pero como te he explicado el padre de la casa tenía otro evento y mi madre no se acabó lanzando a esto de disfrazarse. Con este personaje la comparsa y el simbolismo hubiesen sido redondos, pero otra vez será.

Disfraces y DIY

Te resumo cómo hemos customizado los disfraces:

Abeja
  • Compramos un disfraz de abeja.
  • Hemos abierto la parte posterior para facilitar la colocación y hemos abierto dos entradas en la parte de abajo para pasar las piernas a través de los agujeros y así Biel se pudiese mover.
  • Las alas que venían las hemos vuelto a enganchar, como la parte trasera, con velcro adhesivo.
  • Respecto al gorro hemos cosido las antenas a la parte amarilla para que quedasen un poco fijadas y hemos abierto la parte delantera para unirlas con dos cintas en forma de lazo, por comodidad del peque.
  • La mochila la hemos forrado con goma-eva amarilla y con el mismo material, pero en negro, hemos enganchado, de nuevo con velcro adhesivo, las líneas horizontales.

PhotoGrid_1454771682098 logo

Flor
  • Decidí dos colores, blanco y rosa.
  • Dibujé y recorté dos láminas de fieltro en estos colores formando dos capas de pétalos. Vacié un círculo en el centro y abrí por un lateral para poder colocármelos como collares alrededor del cuello. Para cerrar volví a utilizar velcro adhesivo.
  • Compré dos faldas de tul en los mismos colores. La que coloqué encima la corté en picos.
  • Compré una flor natural para la cabeza.

PhotoGrid_1454771772866 logo

 

¡Et voilà!

PhotoGrid_1454798173107 logo

 

Y ¿tú de qué has decidido disfrazarte?

También ¿compartes la mirada simbólica de los disfraces?

Explícame en el apartado de más abajo tus DIY y trucos para carnaval.

Una  sonrisa,

MªÁngeles

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *